Pablo Moyano llamó a una “gran movilización con los trabajadores”
El dirigente aseguró que “quieren doblegar al sindicato de camioneros y no lo van a lograr. Este es un gobierno que si pudiera sacar un decreto para desaparecer los sindicatos, lo haría”.



El secretario general adjunto del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, aseguró ayer que organizarán “una gran movilización con los trabajadores” en respuesta al embargo millonario que ordenó la Justicia sobre el sindicato de Camioneros.
“Estamos sorprendidos por el embargo. Es una cifra ridícula que no existe en el mundo. Este gobierno lleva adelante políticas que están en contra de los trabajadores”, remarcó el secretario y agregó  que el gobierno nacional “quiere poner de rodilla a nuestra organización gremial” y que la medida será apelada. “Este embargo podría afectar a cerca de un millón de personas, entre los trabajadores afiliados y sus familias”.

El juez laboral José Ignacio Ramonet hizo lugar a una presentación del Ministerio de Trabajo y ordeno un embargo de $809.790.710 más intereses de $242.937.213 al gremio de Camioneros por negarse a pagar una multa por no acatar una conciliación obligatoria en diciembre de 2017.

En este mismo marco, resaltó: “Quieren doblegar al sindicato de camioneros y no lo van a lograr. Este es un gobierno que si pudiera sacar un decreto para desaparecer los sindicatos, lo haría” y al mismo tiempo ratificó que “haremos todo lo que tengamos que hacer para defender la obra social y a tantos trabajadores que son atendidos”.

“¿Qué diferencia hay entre la dictadura militar y este gobierno? Te metían en cana, te multaban, te intervenían los gremios. Todo eso ya lo hizo el gobierno.  Falta que te hagan desaparecer y creo que vamos en ese camino”, afirmó.

Para concluir, Moyano hizo un llamado a la “unidad del movimiento obrero” y pidió “dejar de lado las diferencias para defender a los trabajadores”. En esa línea , argumentó que “tiene que haber solidaridad en la calle” y que debería “haber un respaldo en conjunto” de todos los gremios. “Quieren que el sindicalismo no tenga una voz crítica con el gobierno”, finalizó.