Bolsonaro, a la derecha de Le Pen

      Comentarios desactivados en Bolsonaro, a la derecha de Le Pen

“Bolsonaro dice cosas extremadamente desagradables”. La frase no pertenece al candidato del Partido de los Trabajadores Fernando Haddad ni tampoco a los organismos de derechos humanos brasileros que advierten sobre la nueva ola fascista que se puede desatar en Brasil con la victoria en segunda vuelta del candidato del Partido Social Liberal. Lo dijo la líder de la extrema derecha en Francia, Marine Le Pen, quien opinó sobre el ascenso del ex capitán.

Diferenciándose del festejo del ultraderechista italiano Matteo Salvini, la presidenta del partido Reunión Nacional resaltó que la “criminalidad endémica” catapultó a Bolsonaro a la cima de los comicios, al explicar que sus fotos responden a una “reacción” de la población a la “inseguridad”. Sin embargo, tuvo duras críticas hacia las declaraciones de Bolsonaro contra los homosexuales y las mujeres.

“Ciertamente él ha dicho cosas que son extremadamente desagradables, que no pueden transferirse a nuestro país, es una cultura diferente”, afirmó Le Pen. “De todos modos, desde el momento en que alguien dice cosas desagradables, pasa a ser de extrema derecha en la prensa francesa”, se quejó. “Yo no veo a Bolsonaro como un candidato de extrema derecha”, añadió.

De todas formas, subrayó que los pueblos tienen “diferentes historias y culturas”. “¿Todavía estamos tratando de juzgar lo que está sucediendo en el exterior con base en nuestra propia cultura y en nuestra propia historia?”, cuestionó.

Con una plataforma anti-inmigración y contra la Unión Europea, Le Pen llegó a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia en 2017, pero acabó derrotada por el centrista liberal Emmanuel Macron, que obtuvo el 66,1 por ciento de los votos frente al al 33,9 de la ultraderechista.

“¡También Brasil cambia! La izquierda derrotada y aire fresco”, había escrito días atrás en Twitter Salvini, que llegó al gobierno tras unirse en coalición al Movimiento Cinco Estrellas y después de que su partido xenófobo, la Liga, superara el 17 por ciento de los votos en las elecciones de marzo.