Chernobyl es reclamada por la naturaleza

      Comentarios desactivados en Chernobyl es reclamada por la naturaleza

Cuando el fotógrafo David McMillan visitó por primera vez la ciudad de Pripyat, en 1994, esperaba que sus movimientos fueran restringidos. Apenas ocho años antes, un reactor en la cercana planta de energía nuclear de Chernobyl había explotado, forzando una evacuación en toda la región y enviando una lluvia radiactiva a toda Europa.

Sin embargo, el fotógrafo no solo era libre de deambular por la zona de exclusión de Chernobyl, de 1.600 kms cuadrados, que sigue estando deshabitada en gran medida hasta el día de hoy, sino que fue capaz de acercarse a metros del reactor dañado.

“El desafío era encontrar personas que pudieran meterme”, recordó en una entrevista telefónica. “No sabía a dónde ir; estaba a merced de los conductores y mi intérprete”.

No tenía un sentido real (del peligro)”, agregó.” La gente simplemente me aconsejó que algunas áreas estaban muy contaminadas y que tal vez debería tomarme solo uno o dos minutos para fotografiar allí “.

Este viaje inicial resultó en una serie de imágenes espeluznantes que documentan edificios abandonados, parques infantiles y vehículos abandonados después de la limpieza. También despertó una curiosidad que, durante el siguiente cuarto de siglo, traería al fotógrafo canadiense de regreso a la región más de 20 veces.

Ahora, 200 de sus fotos se publicarán en el próximo libro, Crecimiento y decadencia: Pripyat y la zona de exclusión de Chernobyl. Proporcionan una sorprendente mirada a una ciudad fantasma prácticamente intacta desde el desastre, mientras explora el poder duradero de la naturaleza y la inevitabilidad del declive.