Cómo quedaron los precios de todas las naftas

      Comentarios desactivados en Cómo quedaron los precios de todas las naftas

En un año, el litro de la súper de YPF aumentó 16 pesos. En enero, costaba $36,99, y a partir de este domingo se vende a $53,34. Y las petroleras dicen que todavía los precios están retrasados un 4%.

Por un conjunto de tres factores, desde este 1º de diciembre las naftas y el gasoil aumentaron en promedio un 6%. Y ese porcentaje aplicaron todas las petroleras, sin excepción. Así las cosas, en la ciudad de Buenos Aires, la súper no baja de los $53,34 mientras que la premium se vende a partir de los $61,54.

Por compañía, en las estaciones de servicio de la petrolera estatal, el aumento de las naftas y el gasoil fue del 6,3%, en Axion del 6%, y en Shell del 6,3%.

Se trata del décimo aumento en 2019, con una acumulación anual del 43,3%, un valor que estará por debajo de la inflación general, que cerrará el año entorno al 57%. Cabe recordar que los precios de los combustibles debieron estar congelados por 90 días, tras el decreto del 2 de septiembre del Gobierno post derrota electoral en las PASO, pero en la práctica no se cumplió.

Las pizarras debían haberse mantenido sin cambios desde el 2 de septiembre hasta el 13 de noviembre, pero se autorizaron aumentos de 4% y 5% para «descomprimir la tensión» generada con las petroleras y los gobiernos provinciales, según se justició la gestión de Cambiemos.

La lista de los nuevos precios en los surtidores de la Capital Federal, según las compañías

YPF

Nafta Super $53,34

Nafta Infinia $61,54

D500 $49,94

Infinia Diesel $58,44

SHELL

Super 53.99

V-Power nafta 62.39

V-Power diesel 59.39

Fórmula diesel 51.99

AXION

Super $53,67

Quantium nafta $61,98

Diesel $50,98

Quantium diesel $59,13

Raúl Castellanos, presidente de la Cámara de Empresarios del Combustible, explicó por C5N que del 6% del incremento que rige desde este domingo, «un 1% obedece al impacto del aumento del impuesto que el Gobierno aplicada cada tres meses a las petroleras; otro 1% a la incidencia del incremento del biodiesel que también aplica el Ejecutivo, y el restante 4% es un alza de las petroleras del propio valor del hidrocarburo».

Y alertó que las compañías afirmaban que los precios de las naftas estaban retrasados un 10%, por lo que con el incremento del 6% estaría restando un ajuste del 4% para 2020, aunque desde la Secretaría de Energía se afirmaba que el desfasaje era entorno a un 6,5%.

Así las cosas, éste será tema central para los primeros meses del próximo año que deberá afrontar el presidente electo Alberto Fernández y su equipo económico. Se esperan arduas negociaciones con las petroleras porque se resisten a un congelamiento de precios, mientras el futuro jefe de Estado insiste en la necesidad de un «compromiso» por parte de las empresas para llevar adelante el «pacto social» de al menos 6 meses que permita repuntar la economía.