“No puede haber un gobierno peronista con peronistas presos”

      Comentarios desactivados en “No puede haber un gobierno peronista con peronistas presos”
El ex ministro de Planificación Federal volvió a referirse a los “perseguidos políticos”. Además, pidió desdolarizar las tarifas y el precio de los alimentos.

El ex ministro de Planificación Federal durante el kirchnerismo, Julio De Vido, volvió a referirse a lo que él considera «los perseguidos políticos» y dijo que no puede haber «un gobierno peronista con peronistas presos».

«No puede haber un gobierno nacional y popular, un gobierno peronista, con peronistas presos. Es una barbaridad. Y además somos presos de una persecución tenaz, feroz, que la están denunciando desde las Naciones Unidas, ya no Julio De Vido. Acá hay perseguidos empresarios, empresarios de medios, de la construcción…», señaló De Vido desde la cárcel de Marcos Paz, donde se encuentra detenido desde octubre de 2017.

En diálogo con el periodista Santiago Cúneo, De Vido enfatizó: «Acá no tenemos miedo, estamos dispuestos a aguantar lo que haya que aguantar, pero no vamos a ceder un ápice en nuestras convicciones. Todas nuestras causas están instruidas con una falta de criterio procesal absoluto, propio de una dictadura».

En este sentido, siguió: «De haber continuado este gobierno y este régimen, íbamos inclusive al agravio físico, que es lo que buscan lograr».

Sobre la situación económica que atraviesa el país, el ex funcionario K aseguró que el hambre debe ser una prioridad del próximo Gobierno: «Hay medidas de índole urgente que son impostergables… Lo más importante es el hambre y el costo de los servicios, que hay que encararlo desde el primer día, con políticas económicas».

De Vido cree en la necesidad de desdolarizar las tarifas y el precio de los alimentos. «El 90 por ciento de la población argentina cobra salarios en pesos. No puede haber ningún producto en la Argentina que esté costeado en dólares». Y siguió: «No hay ninguna manera de resolver el problema económico, de mejorar los niveles de ocupación y el hambre, si no se pone el costo de la economía en pesos».

Además, apuntó contra las prestadoras de energía: «Cualquier empresa que se resista a un proceso de pesificación o que genere una caída en la calidad del servicio, su contrato debe ser rescindido».

El ex ministro está detenido hace cerca de dos años en el penal de Marcos Paz. Pesan sobre él tres prisiones preventivas por las causas vinculadas al Yacimiento de Río Turbio, los cuadernos de las coimas y la tragedia de Once. Semanas atrás, al cumplirse 700 días de su detención, publicó una carta donde reivindicó su gestión durante el kirchnerismo, cargó contra el Gobierno de Mauricio Macri y les pegó a quienes «se borraron».

De Vido ya hizo varios pedidos a la Justicia para ser excarcelado o, en su defecto, gozar de prisión domiciliaria por presuntos problemas de salud. El 26 de diciembre cumplirá 70 años. Para entonces, ya con nuevo Gobierno, su defensa espera que esté libre.